Ser multitasking: el mito de una habilidad no tan maravillosa

La habilidad de usar aparatos digitales y tecnológicos de forma simultánea a las tareas y labores no es lo mejor ni para el desarrollo ni para la salud mental.

En medio de la clase, alguno de mis estudiantes de preparatoria pone convenientemente su estuchera al borde de su banca, bien centrada, “ocultando” su teléfono celular. Les advertí que sería inútil, que no intentaran estas movidas para burlar mi ojo y entretener el suyo, pero de vez en vez vuelven a hacerlo.

La dependencia que tienen los adolescentes a sus aparatos celulares es tan alta como para que castigarles el celular sea percibido por ellos como “el fin del mundo”. De hecho, el celular ha sido la herramienta vital para atender la clase, para contestar los exámenes, para hacer sus notas, sobre todo desde que las escuelas se fueron a clases remotas debido a la pandemia.

La instrucción en varias instituciones educativas —como es el caso de la escuela en la que laboro— es el uso de papel como una medida de higiene contra la COVID-19. A pesar de lo antipedagógico que en mi opinión esto puede resultar, es muy claro cómo la extensión casi biológica que resulta un celular en la actualidad. 

Para los más jóvenes, los móviles son una extensión de su mente

Antes, el celular era entendido como un distractor absoluto de atención, cuando ahora tiene un papel de “facilitador” para las y los jóvenes. Este cambio, ha estrechado la relación estudiante-pantalla, estudiante-plataformas, estudiante-videojuegos, pero sobre todo estudiante-redes sociales. Y entonces, su habilidad multitareas se vuelve muy evidente, cuando también muy crítica.

El fenómeno es claro y las batallas también: no pueden otorgar su atención a la clase sin volver la vista a su pantalla al menos en intervalos y aunque la actividad que se esté desarrollando en clase requiera este apoyo, los resultados son la mayoría de las veces muy parciales. Con esto quiero decir que la facilidad que otorga la tecnología para la elaboración de trabajos escolares se ve minada, y se manifiesta en trabajos conformistas. 

Cuando hablamos de tecnología y específicamente del multitasking o multitarea, afrontamos escenarios en donde un jóven tendrá herramientas, o mejor dicho aptitudes, muy diferentes para relacionarse con el mundo, en contraste con las que nosotros tenemos.

Los inconvenientes del multitasking o la multitarea

El término “multitarea” hace referencia al desarrollo concurrente o simultáneo de diversas tareas y procesos, según el diccionario, y aunque relacionamos a las generaciones más jóvenes con esta virtud, habríamos de preguntarnos si en realidad esta categoría es benéfica para el desarrollo o el aprendizaje.

Es decir, por un lado es un hecho que han crecido teniendo y pudiendo atender muchas actividades a la vez  como, estudiar, ver las redes sociales, escuchar música, comer, tomar notas, etcétera; pero otra cosa diferente será la calidad de estas actividades llevadas a cabo en paralelo y cómo impactan en su desarrollo.

En un estudio realizado por Bob Yirka (especialista en psicología para niños) para el medio Medical Xpress, los resultados de una encuesta sobre el impacto de la multitarea y la tecnología en jóvenes de 8 a 12, arrojó que no se trata del uso de la tecnología lo que impacta negativamente en su desarrollo, sino de cómo mezclan diferentes fuentes de ella o pantallas en un sólo momento.

5 efectos negativos de la multitarea tecnológica en los adolescentes

Atendiendo lo anterior, estos son algunos de los resultados negativos que se pueden observar en los jóvenes que llevan a cabo la multitarea tecnológica y un uso excesivo de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), según la investigación para la Universitat de Girona, de María de las Mercedes Martín Perpiñá

  1. Déficit de control y capacidad cognitiva, FE (Funciones Ejecutivas) y de aprendizaje
  2. Niveles más altos de distracción
  3. Incapacidad de autorregularse de manera efectiva
  4. Falta de reconocimiento o autoconocimiento en tanto que no identifican los estímulos inhibidores que afectan negativamente su rendimiento
  5. Disminución del procesamiento de la información

Por lo tanto, podemos decir que  el uso excesivo de tecnologías de la información y el multitasking está minando el aprendizaje de los jóvenes tanto como está estropeando su capacidad para autorregularse. 

Repasamos un fenómeno que parece involucrar también a nuestra generación como adultos jóvenes, pero en conclusión podemos decir que es en suma diferente. A pesar de que yo identifico cuando la mente de mis alumnos se fuga en el escroleo de su celular cuando están en clase y puedo sentir empatía por ellos, los adolescentes de hoy tienen una gran dificultad para discriminar el uso de las tecnologías y dosificarlas. 

Se agrega una tarea para todos aquellos quienes les supervisan en conjunto con los jóvenes mismos, que la multitarea y el uso de las nuevas tecnologías regrese a situarse en el aspecto útil, sano y práctico de ellas.

También te puede interesar leer:

Comunícate con un asesor