lunes, marzo 1, 2021

Pros y contras de la Educación Diferencial

Las niñas con las niñas y los niños con los niños, este es el criterio indispensable de la Educación Diferencial. Pero ¿qué ventajas y desventajas tiene?

Más allá de las diferencias biológicas entre los sexos, este tipo de educación, de fragmentación, va directo a las diferencias de género (que no es lo mismo). Es decir, funda su método en las construcciones psicosociales y culturales que favorecen distintos roles y expectativas en niños y niñas.

A pesar de que no existen muchos estudios que respalden la existencia rasgos de género inherentes en la niñez, María Calvo Charro, gran exponente actual de la Educación Diferencial escribe que: “La neurociencia nos muestra cómo hombres y mujeres no nacen como hojas en blanco en las que las experiencias de la infancia marcan la aparición de las personalidades femenina y masculina, sino que, por el contrario, cada uno tiene ciertas dotes naturales.”

De aquí parte la Educación Diferencial: intenta dibujar las necesidades de las infancias a partir de su género para que se desarrollen en sus máximas capacidades y así prepararles para un mundo “más igualitario”. A pesar de que esto suene contraintuitivo, así lo plantea el sociólogo estadounidense Cornelius Riordan en su libro de 2015, Single-sex schools: A place to learn.

Al contrario de lo que algunos pensaríamos, la Educación Diferencial, justifica sus métodos con el objetivo de dotar de herramientas a sus alumnos para construir una sociedad en donde exista igualdad entre los hombres y las mujeres. Debemos preguntarnos ¿cómo es que hay una búsqueda por la igualdad cuando niñas y niños no se desarrollan en el mismo espacio?, ¿qué sucede con las infancias que no se identifican con alguno de los dos géneros?

Hablar de un método educativo como éste, nos permite problematizar también la educación mixta, pues a pesar de que es el modelo más popular de educación en la actualidad, no en todos los casos se tiene una garantía de que en sus escuelas se trabaje para cumplir con el objetivo de co-crear un mundo más igualitario en espacios y oportunidades, o mejor aún, un mundo más equitativo.

El modelo educativo que nos falta mencionar es el coeducativo que permite el desarrollo de otros imaginarios lejanos a concepciones del género centradas en el dominio cultural masculino (androcentrismo, patriarcado). Se trata de un método educativo que parte del principio de la no discriminación por razón de sexo. “Coeducar significa no establecer relaciones de dominio que supediten un sexo a otro, sino incorporar en igualdad de condiciones las realidades y la historia de las mujeres y de los hombres para educar en la igualdad desde la diferencia“, es la definición que nos ofrece Wikipedia. De llevarse a cabo de esta manera, estamos hablando del modelo que se posiciona políticamente para darle frente a las repercusiones sociales que vivimos por motivo de género.

Repasar los puntos más sobresalientes aunque controversiales que la Educación Diferencial postula como base de método, nos servirá para reflexionar que nuestra sociedad sí está necesitada de nuevas generaciones en donde sean respetadas, celebradas y desromantizadas las diferencias entre hombres y mujeres, así sea que el infante se identifique con lo masculino/femenino o no. Recordemos que mientras los seres humanos y sus diferencias esenciales no sean estigmatizadas o parezcan una amenaza, todos podremos coexistir verdaderamente.

A continuación enumeramos algunas ventajas y desventajas —todas pueden ser un arma de doble filo— que percibimos en la Educación Diferencial después de leer varios trabajos académicos sobre el tema.

PROS

Mejora el clima escolar

Como las niñas con las niñas “hablan el mismo idioma” y de igual manera, los niños con los niños, se cree que el ambiente escolar mejora radicalmente.

Mejor nivel académico

Aunque no hay confirmación de ello, se dice que las escuelas de Educación Diferencial promueven una mayor excelencia académica.

Amplía las oportunidades a futuro

Sobre todo en lugares como Europa, las escuelas de Educación Diferencial, suelen formar parte de grandes asociaciones al vincularse a través de otros factores como la creencia religiosa, con más institutos. Esto fomenta una red importante que puede traducirse en prestigio y oportunidades de desarrollo.

Menos distractores

Se cree que la separación de niñas y niños evita distracciones en clase con el sexo opuesto, por lo que los infantes pueden estar en su medio totalmente enfocados en el aprendizaje.

No se aceleran los procesos de los niños

Se considera que las mujeres maduran antes que los hombres, por lo que los programas educativos son abordados con diferentes ritmos y formas en colegios de niñas y por otro lado, en colegios de niños. 

Se desarrollan las diferencias

Señala Marina Subirats sobre lo que dice María Calvo: “Sería ideal que el modelo mixto huyera del igualitarismo neutralizante de los sexos. Pero es muy difícil. Si se enseña de manera razonada, lenta y analítica, las niñas se aburren, mientras que si se enseña de manera explícita y ágil, son los niños los que se pierden.” Así, se van trabajando las características adjudicadas por género hasta emplearlas a favor de la educación y promoverlas.

Más atención a las necesidades

Partiendo de la agrupación de puros hombres o puras mujeres en desarrollo, se puede ofrecer una enseñanza más especializada en el sentido de abarcar los intereses más propios de cada género.

Igualdad de oportunidades

Se considera que el hecho de poder ejercer una pedagogía diferenciada, ayuda a no incurrir en un igualitarismo, pero sí a estudios de casos particulares que fomenten que el niño admita y persiga la igualdad de oportunidades.

Mucho respeto al sexo opuesto

A pesar de que este argumento carece de estadísticas, Calvo Charro sugiere que un ambiente escolar dferencial se enfoca en el propio conocimiento y desarrollo personal de la niña o el niño, permitiendo que con una identidad ya definida, ellos puedan relacionarse equilibradamente, sin prejuicios y con naturalidad con el sexo opuesto.

CONTRAS

Estereotipos de género

Al fundar el método de aprendizaje según “las cualidades natas de los sexos” se favorecen roles de género que la niña o el niño no tienen por aprehendidos aún, por lo que su visión del mundo se vuelve binaria o dicotómica.

Se dejan de lado las capacidades de cada persona

A pesar de lo que se dice, encontramos que la Educación Diferencial pone más atención a las necesidades por género que a las características de cada persona chiquita. No es un modelo personalizado y se aleja mucho de ser un ambiente que responde a las necesidades particulares de las o los alumnos. 

No es para todes

A diferencia de otros métodos pedagógicos que hasta ahora hemos recorrido juntos, la Educación Diferencial tiene la especial característica de ser desarrollada agrupando a los infantes por medio de rasgos psicosociales que excluyen otras posibilidades identitarias, como punto de partida. 

Se enseña que la diferencia separa

Como escribe María de la Orden Rodrígez, Maestra en Género, Identidad y Ciudadanía, “aunque los planes educativos sean los mismos, con la segregación se crea una idea de diferencia entre seres humanos que acompañará a la persona de por vida.”

Más distractores en la universidad

Un infante que transcurrió hasta su adolescencia en escuelas de Educación Diferencial, puede llegar a la universidad en donde por primera vez en su vida, hombres y mujeres comparten espacios, deseando la socialización con personas del sexo opuesto y priorizandolas sobre los estudios.

A manera de conclusión, otra manera de explicar los fundamentos de la Educación Diferencial es desde su argumento antropológico. Este sostiene que el crecimiento de las niñas y de los niños se promueve mejor a partir de una diferente activación de sus potencias espirituales, como dice el Maestro en Educación Personalizada, Josu Ahedo Ruíz. Es por esto que podemos entender que el debate entre las escuelas mixtas y las diferenciales, trata realmente de una oposición ideológica en donde ambas, a pesar de tener similares objetivos, atienden cosas distintas: la primera, la sostenibilidad de las esencialidades de los seres humanos —o como suelen enunciar los expertos en ED: la perfección de la naturaleza recibida— y por el otro, las particularidades de la persona en desarrollo. 


Para saber más:

  • Cornelius Riordan, Single-sex schools: A place to learn, 2015.
  • Diane F. Halpern et al., The pseudoscience of single-sex schooling,  Education Forum, 2011.

Otros artículos

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here